Logo Aniversario

No encuentra lo que está buscando?, Pídanoslo

Contacto

91 710 95 15



Filtros disponibles

Tipo
Precio
Marca
Procesador grafico
Ventilación
Memoria
Salidas

Tarjetas Gráficas

Configurar sentido descendente

Artículos 1 a 20 de 41 en total

por página

Artículos 1 a 20 de 41 en total

Página:
  1. 1
  2. 2
  3. 3


por página

Mientras que la CPU podría considerarse el corazón de nuestro PC, las tarjetas gráficas vendrían a ser el auténtico alma de nuestro ordenador. Es una pieza importante ya que cambia por completo la capacidad del ordenador, pudiendo pasar de ser una simple workstation a un PC gaming capaz de mover los más impresionantes gráficos HD a 60 FPS. Si bien es cierto que no podemos tener un ordenador sin CPU y si podemos tenerlo sin tarjeta gráfica, sin tarjeta de video jamás podremos tener un auténtico PC gaming. Para muchas personas, es uno de los primeros componentes que tienen en consideración en primer lugar al realizar el presupuesto, ya que una buena tarjeta gráfica va a ser la que nos permita mover los juegos al máximo nivel.

Las tarjetas gráficas renderizan los datos de video en bruto hacia una salida externa, como puede ser un monitor o una televisión. Aunque muchas placas base vienen con tarjetas gráficas dedicadas, es esencial tener una tarjeta propía en la ranura PCI de tu placa base para mover los juegos de está generación, para trabajar con video de manera profesional o renderizar en 3D.

¿Qué es una ranura PCI?

PCI significa Periphel Component Interconnect. Es la ranura donde conectamos nuestra tarjeta gráfica a la placa base para que transfieran la información necesaria. Las ranuras PCI tambien sirven para conectar otros componentes de PC, como pueden ser una tarjeta de sonido o una capturadora de video.

Todas las tarjetas gráficas constan de dos partes importantes: la GPU (Graphics Processing Unit) y la VRAM (Video memoria), que son los que nos darán la potencia necesaria para poder mover lo que queramos con fluidez. Ambos vienen montados sobre la PCB (Printed Circuit Board), que es la base donde va montada la placa. Se podría decir, que una tarjeta gráfica es como un mini ordenador en sí misma, pero orientada exclusivamente a procesar datos de video. Como es habitual, existen de dos tipos: Nvidia o AMD. Después marcas como ASUS, Gigabyte o MSI fabrican modelos para ambos y les añaden sus propias características para diferenciarse de la competencia, como el sistema de ventilación WINDFORCE de Gigabyte.
Existen todo tipo de marcas, como XSX, Shaphire o PNY que ofrecen una gran variedad de tarjetas que se ajustan al prespuesto de lo que estemos buscando. Cuanta más VRAM tenga una tarjeta, nos dará mejor rendimiento a la hora de trabajar a altas resoluciones y mayores framerates. Por ejemplo, la Nvidia GeForce GTX 1080ti cuenta con 11 Gb de memoría VRAM, que es más que suficiente para mover cualquier juego actual a 4k y sin bajar 60 FPS (Frames Per Second). Además, este tipo de tarjeta gráfica es capaz de funcionar en 3D y se pueden usar con Oculus u otros sistemas de realidad virtual.

Cuanto más gastemos en la tarjeta gráfica más flexibilidad tendremos a la hora de usarla y más tiempo pasará hasta que tengamos que cambiarla. Sin embargo no es necesario gastarnos una gran cantidad de dinero para poder disfrutar de unos buenos gráficos HD. Una GeForce 1060 o una RX480 tienen suficiente VRAM para jugar bien a la mayoría de los juegos de esta generación. Quizás no podamos moverlos todos a máxima resolución, pero si lo que queremos es tener una experiencia decente de juego y no consideramos tan importantes los gráficos, nos sirven para el mismo propósito. Al final depende de ti, si quieres gasta más y tener una gráfica potente que te dure durante muchos años o si quieres simplemente disfrutar de los juegos con gráficos más humildes.
También hay que tener en cuenta, que cuanta más potencia tenga la tarjeta de video mayor calor generará y más electricidad consumirá. De hecho, la tarjeta gráfica es uno de los componentes que más potencia consumen de nuestro PC, así que vamos a tener esto en cuenta a la hora de comprar otros componentes, como la fuente de alimentación. Por poner un ejemplo, es recomendable guardar siempre un margen extra 60 vatios de potencia a la hora de comprar la fuente de alimentación, si tu sistema en total necesita 650 vatios, compra una fuente de alimentación de 750, ya que en este caso es mejor pasarse que quedarse corto.
Otra opción es usar dos tarjetas gráficas en SLI (Nvidia) o Crossfire (AMD). Es lo que hacen muchas personas que no quieren una tarjeta gráfica potente o simplemente quieren una mejora de rendimiento sobre la tarjeta gráfica que ya tienen. Pero tendrás que tener en cuenta que consumirán el doble de potencia.